02-Mahia-Saracostti   02-DITT-foto2-WEB   02-DITT-foto1-WEB
Los proyectos son financiados por FONDEF, CORFO VIC HEALTH de Australia. 09/09/2019
Proyectos buscan monitorear trayectoria educacional de escolares

 

La Dra. Maiah Saracossti, académica del Núcleo Científico en Ciencias Sociales y Humanidades de la Universidad de La Frontera y que dirige un centro de investigación sobre procesos socioeducativos, familias y comunidades, se encuentra liderando tres proyectos ligados a la Dirección de Innovación de nuestra casa de estudios.

Se trata de un FONDEF, otro CORFO de innovación social y un proyecto internacional que es financiado por VIC HEALTH de Australia. Los tres relacionados al monitoreo de la trayectoria educacional de escolares.

El proyecto FONDEF busca identificar tempranamente niños en riesgo de desertar del sistema escolar para poder prevenir de forma oportuna. En ese marco, los investigadores crearon los instrumentos para medir compromiso escolar, los validaron psicométricamente y los probaron en las regiones de La Araucanía y O’Higgins.

Posteriormente se construyó un modelo predictivo, que indica cuáles niños pueden tener una trayectoria negativa y cuáles una trayectoria positiva, vale decir, con buen rendimiento académico, asistencia a la escuela y egreso en el tiempo que corresponde.

Después de establecer ese modelo predictivo, se hizo un cuestionario que mide compromiso escolar y factores de contexto familiares en términos de relaciones entre pares y la relación profesor-estudiante como predictores de compromiso escolar.

Se construyeron finalmente dos cuestionarios que se alojaron en una plataforma de innovación en línea que entrega datos de manera informatizada y que se van actualizando en función de que los niños vayan respondiendo.

Esta iniciativa ha sido bien recibida por parte del Ministerio de Educación, que ha alojado la plataforma de compromiso escolar en su web, particularmente en un link que se llama Cada día Cuenta, que es un área de retención escolar que ha generado recientemente el Ministerio. A partir del próximo año, estará a disposición de las escuelas que quieran usarla a través del Ministerio de Educación.

 

Funcionalidad

 

Por su parte, el proyecto CORFO busca mejorar la funcionalidad de esta misma plataforma. El grupo de investigadores se dio cuenta de que si se quería hacer una identificación temprana de cómo iba a ser la trayectoria educativa de los niños, tenían que hacerlo antes de lo que se había hecho en el proyecto FONDEF.

En el proyecto FONDEF trabajó con estudiantes de séptimo básico a tercero medio, y se evaluó que era importante empezar a mirar a los niños con anterioridad. Se tomaron los mismos instrumentos y se hicieron ajustes trabajando en la evaluación psicométrica de estos. La iniciativa se encuentra en etapa inicial, ya que se comenzó a principios de año. Ya levantaron la información sobre estudiantes y en este momento se están haciendo los análisis estadísticos.

Se busca mirar a los niños en el tiempo, de forma longitudinal, lo que significa que pueden ser evaluados el año 2019 y volver a analizar sus resultados el 2020. Estos informes entregan los cambios en el tiempo de los factores de contexto y del compromiso. Eso se está diseñando ahora con las escuelas y con los socios del proyecto que son Telefónica, el Ministerio de Educación, la Corporación Pro O’Higgins (que se dedica a agrupar a muchas empresas de la región que están interesadas en la responsabilidad social en el ámbito de la educación), la Fundación Araucanía Aprende y la Fundación Juventud Emprendedora.

A diferencia del proyecto FONDEF no solamente se está trabajando con La Araucanía y con la región de O’Higgins, sino que en esta iniciativa se sumó Antofagasta. El próximo año se trabajará en un módulo de capacitación en línea, se transformará el módulo de recurso educativo en uno de capacitación online que sea más interactivo para que los estudiantes puedan tener un curso en línea respecto a compromiso escolar: cómo se evalúa, cómo se interpreta la evaluación y cómo se promueve y se interviene para mejorar esos factores.

 

Diseño del cuestionario

 

El tercer proyecto, donde ha colaborado la Dirección de Innovación de la Universidad de La Frontera, se está desarrollando en conjunto con Australia, Inglaterra y Colombia (con la Universidad de Melbourne, la Universidad de Princeton y la Universidad del Norte de Colombia). Están involucradas casas de estudios de muy alto nivel y se apunta a hacer plataformas digitales para evaluar bienestar infantil.

La gracia y la diferencia respecto a los otros dos proyectos es que acá se trabaja desde el diseño del cuestionario para evaluar el desarrollado de niños y adolescentes. El diseño no es de los investigadores sino que son los niños que asumen un rol de co-investigadores.

Se ha trabajado con seis grupos de niños de distintas edades, desde los 8 hasta los 17 años. Con estudiantes de colegios públicos y colegios privados.

Los grupos definieron que lo que querían evaluar era la participación infantil en distintos ámbitos y crearon sus propias preguntas. Luego de eso se toma y elabora un único instrumento de evaluación y luego se valida junto a ellos nuevamente para ver si están de acuerdo.

Ahora debería partir la fase de digitalizar este instrumento para posteriormente hacer una aplicación masiva a nivel nacional. El próximo año los datos vuelven a los niños y son ellos los que hacen el análisis desde una mirada de la niñez y la adolescencia, donde se quiere evitar una interpretación adulto-céntrica que es lo que usualmente sucede en las investigaciones.

  

Escrito por: Francisca Collao - Periodista Dirección de Innovación -