manos   Germán Galvez
Un estudio pionero en su disciplina es el que lleva a cabo el Psicólogo e investigador, Dr. Germán Gálvez-García, quien a través de un Proyecto Fondecyt Regular, busca determinar la rapidez y capacidad con la que realizamos ciertos movimientos en nuestra vida diaria. 07/06/2016
PROYECTO FONDECYT ESTUDIARÁ INHIBICIÓN MOTORA EN FUNCIÓN DE LA COMPLEJIDAD DEL MOVIMIENTO

 

Un estudio pionero en su disciplina es el que lleva a cabo el Psicólogo e investigador, Dr. Germán Gálvez-García, quien a través de un Proyecto Fondecyt Regular, busca determinar la rapidez y capacidad con la que realizamos ciertos movimientos en nuestra vida diaria. 

Se trata del control motor, es decir, cómo los movimientosse ejecutan yrelacionan entre sí; cómo se activan o se inhiben. “La mayoría de los estudios sobre movimientos han sido efectuados de manera aislada y no se han establecido condiciones reales que simulen lo que realmente pasa en la vida diaria”, explica el científico.

Estudios anteriores han demostrado que un movimiento sencillo –levantar solamente los dedos- es más rápido de ejecutar, pero si debe ser realizado en forma conjunta con uno más complejo -levantar los dedos para tocar un objeto-, se ha demostrado que las personas tardan más en realizar el movimiento simple.

La cuestión clave es que esos movimientos se han estudiado de una forma aislada y no en situaciones más reales, donde a veces hay que escoger uno u otro. Aquí habrá que activar el programa motor de un movimiento e inhibir el programa motor del otro. Los movimientos en la cotidianidad se realizan en conjunto y usualmente de una forma alternativa, lo que implica una competición constante entre los mecanismos inhibitorios que rigen los movimientos para seleccionar el efecto apropiado y la acción a realizar.

“Se han hecho algunas pruebas piloto y se ha determinado, que lo simple tarda más. Y constatar esto es relevante porque demuestra que cuando tienes que escoger entre dos conductas motoras, es fundamental poner más atención en lo simple, porque hay muchas posibilidades de no poder corregir la acción una vez empezada y equivocarte”. Según Gálvez, es así como lo simple se vuelve complejo y la literatura del área no ha dado cuenta de ello. La idea es comprobar si los movimientos que tienen ciertas demandas motoras son inhibidos de la misma manera o de forma diferente respecto de otras acciones más sencillas.

Porqué y para qué

El estudio que propone el psicólogo busca establecer un conocimiento ergonómico; prescripciones reales para darles a los ingenieros cuando diseñan diversos paneles de mando. En otras palabras, se pretende determinar el impacto ergonómico que los movimientos tienen en los dispositivos, ya que al medir tiempos de reacción y sobre todo, las estrategias motoras de decisión, se podrán materializar dispositivos más acordes a las necesidades del usuario (paneles de control de automóviles, paneles de control para gente con motricidad reducida).

“Tampoco se ha visto cómo influye la actividad física en estos movimientos, es decir cuando tenemos que escoger entre una acción motora y otra, bajo diversas circunstancias. No es lo mismo hacer una elección después de haber manejado 15 horas seguidas que cuando recién te subes a un auto”, dice el Dr. Gálvez. Para ello será realizado un experimento donde se compruebe como el ejercicio físico y el cansancio influyen en la inhibición motora. Esto permitirá -por ejemplo- formular prescripciones ergonómicas que intenten reducir los efectos del cansancio sobre la conducta motora.

Nombre del Proyecto: Inhibición motora en función de la complejidad del movimiento.
Duración: 2 años
Inversión: $ 74 millones.
Redes: Dr. Lucio Rehbein de la UFRO, Dr. Eric Díaz del Departamento de Educación Física de la UFRO, el grupo de Investigación Setshift de la U. de Granada, España; el Laboratorio de estudio de Mecanismos Cognitivos de la Universidad de Lyon 2, Francia. y el científico Henry Cohen de la Universidad de Québec y Montreal, Canadá.

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar