proyecto FPA UFRO1   proyecto FPA UFRO3
En el cierre del proyecto se compartieron los principales resultados y alcances.
 
Resultados del proyecto aportan conocimiento científico sobre estas plantas y abren nuevos espacios para la educación ambiental con la comunidad. 23/09/2016
PROYECTO APORTA CONOCIMIENTO SOBRE PLANTAS NO VASCULARES PRESENTES EN BOSQUES DE LA ARAUCANÍA

 

Resultados del proyecto aportan conocimiento científico sobre estas plantas y abren nuevos espacios para la educación ambiental con la comunidad.

Un sendero interpretativo y una guía de campo para la identificación de especies de musgos y otras plantas no vasculares, son parte de los resultados de un proyecto ejecutado por la Universidad de La Frontera y financiado por el Fondo Nacional de Protección Ambiental (FPA) del Ministerio del Medio Ambiente.

Se trató de un proyecto que tuvo como escenario dos sitios prioritarios de conservación de la biodiversidad: el Parque Ecológico y Cultural Rucamanque (UFRO) en la Provincia de Cautín y el Cerro Adelcul en Malleco. Allí, los investigadores se dieron a la tarea de identificar a este tipo de plantas -denominadas también inferiores, que por lo general en los bosques se encuentran adheridas a los troncos de los árboles y asociadas a ambientes húmedos- que en el sur de Chile han sido poco estudiadas, aportando, de esta manera, a la comprensión del rol que cumplen en ecosistemas boscosos.

Como cierre del proyecto, se realizó una actividad de difusión de los principales resultados y alcances de la propuesta, y contó con la asistencia de autoridades, profesionales y estudiantes.

Según explicó el director del proyecto, el académico de la Facultad de Ciencias Agropecuarias y Forestales, Rubén Carrillo, entre los aportes más importantes del proyecto figura una guía de campo, que sería la primera para plantas no vasculares de la Región de La Araucanía. A ello se suma el trabajo para un sendero interpretativo denominado “Los Musgos”, que se emplaza en el predio Rucamanque, y actividades de educación ambiental que convocaron a distintos públicos, entre ellos, escolares y organizaciones.

Al respecto, el seremi del Medio Ambiente de La Araucanía, Marco Pichunman, destacó los aportes del proyecto, especialmente entorno a describir las plantas no vasculares que existen en predios como Rucamanque. “Estas guías son escasas y nos hemos dado cuenta que son bastante necesarias para la formación y el aprendizaje, por lo tanto, estamos contentos y valoramos lo que han hecho los investigadores”, indicó, resaltando el componente educativo de la propuesta.

En la ocasión, el investigador del Museo Nacional de Historia Natural e integrante del equipo del proyecto, Víctor Ardiles, explicó que con este trabajo se aporta a la descripción de 27 especies que estarán consignadas en la guía de campo, donde el usuario encontrará información sobre qué son y donde están estas plantas.

Sobre el proyecto, Ardiles resaltó que se aporta a conocer la flora de dos relictos de vegetación boscosa, con información disponible para la comunidad, para que puedan ser reconocidas en terreno de manera didáctica. Agregó que este proceso implicó una planificación de los lugares, qué tipo de vegetación y los accesos, para encontrar aquellos sectores con mayor riqueza y diversidad de formas y especies.

En el proyecto también participó activamente Senderos de Chile, a través de Felipe Fuentes, quien explicó que otro producto importante es una APP, de manera que el visitante que llegue hasta el sendero “Los Musgos” pueda realizar un recorrido autoguiado.

“Mediante la aplicación, la comunidad tendrá acceso, a través del teléfono, a caminatas sin intérpretes en un sendero de 380 metros y con siete estaciones, con una referencia a estas plantas y a su entorno. Será un espacio educativo, donde las personas podrán integrarse al conocimiento de estas especies”, sostuvo.

Finalmente, Rubén Carrillo resaltó el valor de la propuesta desde el punto de vista académico y científico, con la descripción de flora no vascular, algunas de ellas no descritas para Chile ni para la Región de La Araucanía. “Comenzamos en una primera etapa generando un manual con las características de los lugares de recolección, la metodología empleada y los hallazgos asociados a los hábitat donde colectamos muestras, entendiendo que quedó una réplica en el Museo Nacional de Historia Natural y también en el herbario de la Facultad”, puntualizó.

 

Escrito por: Jassna Sepúlveda Beltrán - Periodista Institucional - Email: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar