DSC 3020   DSC 3022   DSC 3001
Hace tres años que la Vicerrectoría de Investigación y Postgrado instauró como hito una recepción especial para los investigadores ganadores de proyectos durante el año anterior. Este año, el conferencista fue Cristián García Huidobro, el primer chileno en llegar a la cima del Everest, quien relató cómo lo que a veces parece imposible, puede hacerse realidad. 30/03/2017
RECEPCIÓN INVESTIGADORES 2017: LOS SUEÑOS PUEDEN HACERSE REALIDAD

 

Hace tres años que la Vicerrectoría de Investigación y Postgrado instauró como hito una recepción especial para los investigadores ganadores de proyectos durante el año anterior. Este año, el conferencista fue Cristián García Huidobro, el primer chileno en llegar a la cima del Everest, quien relató cómo lo que a veces parece imposible, puede hacerse realidad.

“Llegar a la cima no es lo importante, la clave está en el camino y ser feliz con cada paso que doy”. Ese es quizás, uno de los mensajes más potentes que dio Cristian García Huidobro en el evento que marcó el “vamos” a la Vicerrectoría de Investigación y Postgrado para 2017.

La idea se fraguó hace un par de meses, cuando surgió la idea de traer a un conferencista diferente, con una experiencia de vida que traspasara lo cotidiano de la academia. Así fue como el montañista -que en 1992 se convirtió en el primer chileno y sudamericano en llegar a la cima del Everest- contó cómo es que aquellos sueños que movilizan a las personas, son posibles.

“Como VRIP tenemos algunos sellos de gestión que poco a poco hemos ido plasmado en nuestras actividades. Relacionarnos con el entorno, construir relaciones de confianza y estar comprometidos con el servicio y a alcanzar los altos niveles de logro son algunos de ellos, y esta vez la charla de García Huidobro nos pareció que calzaba con el mensaje que queremos trasmitir, que es que los sueños pueden hacerse realidad”, comentó el Vicerrector de Investigación y Postgrado, Dr. Eduardo Hebel.

VRIP 2.0

Y el sueño del que habla autoridad se refiera a seguir pensando en grande, llevar la investigación, el postgrado, la innovación y la internacionalización a otro nivel, sin amilanarse por la competencia, y por sobre todo, confiando en las capacidades individuales y colectivas.

“Hace 10 años nuestras publicaciones científicas no superaban las 100 por año; Doctorados, Magíster y Especialidades comenzaban a posicionarse, y la innovación era un tema incipiente. Hoy estamos consolidados y hay alianzas internacionales importantes. Tenemos una base para seguir soñando y es nuestra meta como Vicerrectoría, junto a los investigadores y la comunidad universitaria es construir una VRIP 2.0”, precisó el Vicerrector.

La autoridad hizo un especial reconocimiento al trabajo de los Núcleos, Centros de Excelencia, Institutos, y a la creación de nuevas líneas de proyectos -Concursos Posdoc DIUFRO Asociativos, los Innova UFRO e Investigación Formativa-, como parte de los pilares del quehacer científico de la universidad. “Todo esto, sumado a la internacionalización por la que hemos apostado, la construcción de redes y alianzas, vienen a darnos una base sólida para seguir adelante”, agregó.

Los grandes logros requieren tiempo

“Cuando el poder del sueño es suficiente, no importa que no se logre mañana”, sentenció García Huidobro, aludiendo a su propia experiencia de cómo él y su grupo se preparó durante dos años para subir al Everest de acuerdo al plan e instrumental que consideraron necesario. “Elegimos una de las rutas más difíciles, se nos ocurrió escalar de noche, envasamos comida para 80 días, llevábamos 12 kilos de carga cada uno. Pero a la vez no nos interesaba hacer cima, ni ser los más rápidos. Queríamos hacer base. Nuestra meta era llegar al campamento vivos luego de llegar a la cumbre. Todo lo contrario, a lo que se hace”.

Un claro ejemplo que las metas pueden ser colectivas, que el camino no siempre es fácil, y que todo triunfo es el resultado del trabajo en equipo, de la generosidad, la transparencia y el entusiasmo. “Es muy importante cambiar del “mi” al “nosotros”, tener tolerancia a los fracasos, tolerar a los otros y aprender pasarlo increíble con lo que hacemos. La pasión y energía que le ponemos a nuestros sueños, son las claves del éxito”, señaló.

Lo anterior se aplica al complejo escenario que enfrentan las universidades actualmente, razón por la que la VRIP quiso alentar a sus investigadores a seguir atreviéndose, a apostar por sus proyectos, a cultivar nuevos lazos y a llevar el nombre de la UFRO por el mundo, aunque los resultados no sean inmediatos.

 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar