cafe-cientifico-1   cafe-cientifico-2   cafe-cientifico
“Nuestro sueño es vivir en una sociedad más empática, más amable, más generosa, donde primen las personas”. Con estas palabras, Ana María Gazmuri, presidenta de la Fundación, dio el vamos a la tercera temporada del Café Científico UFRO, evento que convocó a más de 100 personas el pasado jueves en la Universidad de La Frontera. 04/05/2018
CAFÉ CIENTÍFICO Y CANNABIS MEDICINAL: EL PERMANENTE TRABAJO DE LA FUNDACIÓN DAYA

 

“Nuestro sueño es vivir en una sociedad más empática, más amable, más generosa, donde primen las personas”. Con estas palabras, Ana María Gazmuri, presidenta de la Fundación, dio el vamos a la tercera temporada del Café Científico UFRO, evento que convocó a más de 100 personas el pasado jueves en la Universidad de La Frontera.


Desmitificar, estimular la curiosidad y derribar mitos, es la gran cruzada de la Fundación Daya, organismo que promueve el uso del cannabis medicinal en Chile y que actualmente se ha instalado como un referente a nivel latinoamericano en el uso de esta planta como parte de un tratamiento paliativo para diversas enfermedades.

En el primer café científico UFRO de la Temporada, Ana María Gazmuri, presidenta de la Fundación habló de su permanente lucha por instalar en la sociedad chilena el uso de esta planta como tratamiento complementario y/o alternativo. La desmitificación de uso a nivel social y legal ha sido un escollo importante, pero no exento de triunfos.

LOS HITOS DE LA FUNDACIÓN

Los estudios indican que 1 de cada 10 personas que requiere cuidados paliativos, los recibe. Un tercio son pacientes oncológicos, y su limitación es el acceso a tratamientos que dignifiquen el final de su vida. “Todos los médicos tienen derecho a tratar a sus pacientes en base a cannabinoides”, dice. “Y es un hecho científicamente comprobado que los efectos del cannabis medicinal ayudan significativamente a disminuir el dolor. Para la Fundación Daya es un derecho humano y desde esa base se empina para avanzar en el tema.

“Hay un listado de países que se han sumado al uso del cannabis medicinal, todos en distintos grados. Y es una mirada nueva porque además ven en este cultivo, la oportunidad de revivir economías deprimidas. Pero en Chile, la Ley 20.000 de drogas prohíbe su consumo y transporte, exceptuando el uso personal y medicinal. Sin embrago, en forma paralela se instaló una costumbre que criminaliza el cultivo del cannabis, y esa es la lucha que hoy tenemos, porque el 86% de la población apoya el uso medicinal”. Pero en la práctica se instaló una costumbre distinta, es criminalizado, acusado de micro tráfico o cultivo sin autorización, y ese es el tema que hoy nos moviliza, que es el auto cultivo, al que denominados “cultiva tus derechos”, indicó Gazmuri. “Si bien se han hecho modificaciones importantes al reglamento de estupefacientes y reglamento de psicotrópicos que nos tienen a la vanguardia, y hay una modificación al Código Sanitario y a la Ley 20.000, aún hay prejuicios sobre las personas que auto cultivan cannabis medicinal”, agregó.

Ha sido un camino lleno de prejuicios, y Daya ha creado una plataforma de acción desde la sociedad civil y asesoría a pacientes vía charlas, conferencias, sensibilización de autoridades, presencia en medios de comunicación, asesoría jurídica. “Es un cambio cultural que necesita tiempo y comprensión, porque sucede que todavía no se respeta ese derecho”, señaló.

Prueba de ello es Mamá Cultiva, la organización que da voz a los padres y madres que necesitan tratamientos alternativos para sus hijos. También está su uso en mascotas y en la tercera edad, como una forma de terapia ocupacional.

JUNTOS ES MÁS FÁCIL CULTIVAR

“Hemos aprendido a hacer comunidad, cuando nos acompañamos el camino se vuelve más amable. Rescatamos el valor de lo colaborativo, de un abrazo o una sonrisa. Que no estamos solos. Daya significa amor compasivo, y desde ahí avanzamos”.

Es también el tema de la sensibilización con todas las instituciones y de ponerse en el lugar de los que sufren, tratando de cambiar la cara al cannabis. Conscientes de eso, la Fundación además brinda asesorías jurídicas y sugerencias paa el cultivo seguro.

“El primer mayor cultivo de cannabis medicinal de Latinoamérica está en Chile, en Quinamávida. Y está abierto a la comunidad, donde no solo cultivamos para sanar sino también para dar oportunidades de trabajo digno y con sentido”, aclara la presidenta de la Fundación. “Ahora nuestra meta es la certificación orgánica internacional”.

Pero sin duda la lucha de Daya ya está casi ganada: empoderan y educan para que la voz de los sin voz, la voz de quienes lo necesitan, de los que sufren y de los que quieren vivir una vida sin dolor sea escuchada y comprendida.

 

Motivos de consulta para el consumo de cannabis medicinal
Neurológica 31%
Reuma y trauma 34%
Oncológica 19%
Neuropático 4%
Dermatológico 1%
Salud mental 4%
Otras 7%

 

El café científico cuenta lo organiza el Núcleo Científico en Biorrecursos BIOREN-UFRO y PAR Explora de CONICYT La Araucanía. Es apoyado por la Vicerrectoría de Investigación y Postgrado y la Dirección de Vinculación con el Medio.